Descarga Nuestra APP (Para navegar mejor)
Versión: 4.1 y versiones posteriores
Autor: SowerTec

CONOCE LAS SEÑALES QUE PUEDEN REVELAR UN CANCER EN TU MASCOTA


La detección temprana es la mejor herramienta para combatir un diagnóstico de cáncer. Por el contrario, la procrastinación puede ser tu peor enemigo

Fecha | Vistos 330 Salud

Según las estadísticas y varios años de experiencia, en la actualidad muchos especialistas en medicina veterinaria coinciden en que uno de cada cuatro perros contraerá cáncer en su vida y la mitad de los perros mayores a 10 años lo tendrán.

La cifra es alta, afortunadamente hay formas de detectar esta enfermedad a tiempo y en muchísimos casos, lo suficiente como para lograr una cura, tanto en perros como en gatos.

 

¿A qué estar atentos entonces? Por lo general nos ponen en alerta bultos en la piel, heridas que parecieran no sanar nunca o alguna hinchazón que no se terminar de desinflamar. Pero de acuerdo a Sergio Salgado, médico veterinario especialista con dedicación a oncología, también es esencial estar atentos a cualquier alteración en el comportamiento normal del animal como lo es comer, beber, hacer sus necesidades y dormir.

A la lista vale sumar sangrados anormales, vómitos o diarreas que persistan en el tiempo o también cojeras inexplicables que no sanan. Y bueno, nunca subestimar esos cambios radicales en el estado emocional de tu mascota, como el dejar de jugar, eso puede ser otro indicio.

“Siempre será más fácil detectar un cáncer si el paciente muestra signos externos, el reto está en identificar si hay un problema a nivel interno, eso es más difícil de tratar, por eso la detección temprana es la clave para un mejor pronostico”, explica Salgado.

Según este especialista, el mejor método de prevención es el chequeo general anual y su recomendación es empezar a partir del primer año de vida del animal.

Dicho chequeo preventivo incluye análisis de sangre completo (bioquímica), orina, evaluación de ganglios, examen físico completo como palpar al paciente y revisar su dentadura. Además, es básico hacer una radiografía tórax y una ecografía abdominal.

A partir de los 6 años de edad, Salgado sugiere que dicho chequeo preventivo sea dos veces al año y si la economía familiar no lo permite, al menos hacer uno anual bien completo.

“Parte de la idea de estos chequeos preventivos es detectar el mal oportunamente y así evitar también un gasto mayor en el tratamiento. Al final, todo dependerá de cada paciente y cada caso. Debemos de tener mucho cuidado con procrastinar, en otras palabras, nunca dejes para mañana lo que puedes hacer hoy”, agrega.

 

Haciendo un paralelo con los humanos, Salgado explica que 1 año en la vida de un perro es como 6 o 7 años en la vida de una persona. Entonces, hacerle un chequeo anual sería como que una persona se someta a un examen preventivo general cada 6 o 7 años. Eso puede ser demasiado.

Según su experiencia y estadísticas, Salgado señala que hay razas que están más predispuestas a desarrollar procesos oncológicos, como los Bóxer, Golden Retriever, Labrador, Sharpei y algunos perros braquicelfálicos (hocico corto) como los Bulldog Francés.

¿Qué hacer una vez que has recibido la terrible noticia de que tu perro o gato tiene cáncer? Según un artículo publicado en la página de Internet de la FDA (La Agencia de Medicamentos y Alimentación de Estados Unidos), las preguntas claves para hacerle a tu veterinario regular y al oncólogo veterinario son las siguientes:

¿Qué tratamientos hay disponibles?

¿Cuál es el pronóstico con cada uno de los tratamientos?

¿Cuáles son los efectos secundarios de cada uno de los tratamientos y cómo afectarán la calidad de vida de mi mascota?

¿Por cuánto tiempo tendrá que recibir tratamiento mi mascota?

¿Cuál es el costo de cada uno de los tratamientos?

¿Cuántas visitas hay que hacer al veterinario?